Terminología

Publicado en Paranormal el 19 de Enero, 2008, 19:46 por AnnaWinchester

El término telequinesis fue inventado en 1890 por el psicólogo ruso investigador Alexander N. Aksakof.

La palabra Psicokinesis fue pronunciada por primera vez en 1914 por el autor-publicador estadounidense Henry Holt en su libro En las Relaciones Cósmicas y la adoptó su amigo, el parapsicólogo estadounidense J.B. Rhine en 1934 en relación con los experimentos para determinar si una persona pudiera influir en el resultado de caer los dados.

Ambas condiciones han sido descritas por otros nombres, como:

influencia remota

influencia distante

influencia mental remota

influencia mental distante

dirección intencional consciente

mente sobre materia

Originalmente la telequinesis fue inventada para referirse al movimiento de objetos por medio del pensamiento causado por fantasmas de personas que fallecieron, espíritus traviesos, demonios u otras fuerzas sobrenaturales. Después cuando la especulación argumentó que los humanos podrían ser la fuente de los fenómenos presenciados (que no eran causado por falsos mediums) y podría causar el movimiento posiblemente sin ninguna conexión a un escenario espiritualista, como un cuarto oscuro en una sesión de espiritismo, el término psicoquinesis se incorporó al léxico para diferenciarlo del uso más temprano de telequinesis.

En adelante, la psicoquinesis fue el término preferido por la comunidad parapsicológica (y todavía lo es) y se sugirió que la telequinesis estaba obsoleta. La cultura popular, sin embargo, en el cine, la televisión, y la literatura, siguieron prefiriendo durante años describir la telequinesis como el movimiento paranormal de objetos debido probablemente al parecido de la palabra a otras condiciones, como la telepatía, teleportación, teléfono, y televisión.

Psicoquinesis, entonces, es el término general que puede usarse para describir una variedad de fenómenos complejos de fuerza mental (incluso, el movimiento de objetos) y la telequinesis se usa sólo para referirse al movimiento de objetos ya sean pequeños (un grano de sal o las moléculas aéreas para crear el viento) o grandes (un automóvil, edificio, o puentes). Hipotéticamente, una persona podría tener una habilidad muy profunda de telequinesis, pero no poder producir ninguno de los efectos adicionales encontrados en la psicoquinesis, como ablandar el metal de una cuchara para permitir su flexión con fuerza física mínima. Recíprocamente, alguien que ha tenido éxito en la psicoquinesis ablandando el metal una vez o varias veces puede no exhibir la habilidad de telequinesis de mover objetos.

  

  • Paginas Amigas

  • Hola para poder entrar a las Paginas Amigas, presiona las imagenes, Gracias.