La Taromancia

Publicado en Los Soportes Evocadores el 6 de Septiembre, 2005, 0:24 por annawinchester

¿Qué es el tarot?

El tarot es un juego de cartas muy antiguo que en toda época, gracias a la multiplicidad y a la riqueza de sus símbolos y a la diversidad de sus aplicaciones, ha incitadoal hombre a la búsqueda de un mejor conocimiento de sí mismo y de su entorno. Esta sabiduría, que proviene de los tiempos más remotos, permite enfrentar las dificultades y los problemas de la vida cotidiana, encarar mejor el futuro y tomar conciencia del sentido de la existencia.

Baraja artística, objeto de colección, guía psicologíca, medio adivinatorio, camino de meditación, tema de inspiración para infinidad de artistas y peregrinaje del hombre desde la materia concreta hasta el espíritu: el tarot es todos eso a la vez y, aun más aún, este juego sorprendente de unnumerables facetas se convertirá en lo que usted desee que sea.

El tarot está formado por los 22 arcanos mayores y los 56 arcanos menores.

"Arcano" es el nombre que se da a toda operación hermética cuyo secreto no puede ser conocido más que por unos pocos iniciados.

Los arcanos mayores simbolizan los planetas, y a cada uno les corresponde un número; cada figura constituye un paso más en el camino de la evolución de la persona.

Los colores, los objetos, los números y los personajes altamente emblemáticos dan lugar a una profunda reflexión. Los 22 arcanos responden mutuamente, en eterno diálogo, y su lectura exige una larga meditación.

Los arcanos menores se distribuyen en cuatro palos (Copas, oros, espadas y bastos) y están numerados del as al diez, más las figuras; el rey, la reina, la sota y el caballo.

Los 56 arcanos menores concretan o refuerzan el mensaje transmitidopor los arcanos mayores. Permiten matizar la lectura, aportando detalles que refuerzan la interpretación esencial: si al echar el tarot, una carta menor cubre una mayor nos ofrece importantes precisiones.

El tarot es un espejo sagrado para quien lo trata como tal. Por esa razón, el intérprete y el consultante deben tener absoluta confianza entre sí. La fe, la sinceridad y la perfecta comunión permitirán un intercambio espiritual favorable para una buena lectura.

Es posible echarse el tarot uno mismo, pero los principiantes comprueban rápidamente que es más fácilleerlo para otro. A menudo cuesta distanciarse de uno mismo para tener la suficiente perspectiva y con frecuencia se "ve" lo que se desea ver, o lo que se teme que vaya a suceder. No siempre es fácil aceptar el veredicto de las cartas, y en esos casos tendemos a adaptarlo a nuestra conveniencia.

La situación, por el contrario, es completamente diferente con un consultante al que el intérprete percibe lleno de confianza e interés, esperando mucho de él: así se despierta el sentido de superioridad y de responsabilidad del adivino, responsabilidad que debe asumir sin reservas para no defraudar a quienes confían en él.

  

  • Paginas Amigas

  • Hola para poder entrar a las Paginas Amigas, presiona las imagenes, Gracias.